COLUMNA BARRICADA

La historia cíclica devela a los cínicos abyectos.Historias de perversidades Ricardo González Rodríguez REVOLUCIÓN MONTAÑA La intentona de desafuero en contra del Lic. Andrés Manuel López Obrador; siendo este jefe del gobierno de la Cd. De México. Es –Sin duda- uno de los procesos legales más controvertidos en la historia mexicana reciente. Ocurrió durante los años 2004 y 2005. Los preparativos, sus causas y su desenlace fueron uno de los temas más polémicos en la sociedad de este país.En el proceso iniciado, auspiciado y financiado desde la cúpula del poder presidencial retrata de cuerpo entero y a 3D; La hipocresía de un amplio sector de la prensa de ese momento y del linchamiento mediático emprendido para frenar la ascendente carrera del político tabasqueño que hoy es el presidente de la república.Veamos…El implementar medidas de apoyo a adultos mayores en la historia y establecer un ejercicio de gobierno apegado a una estricta austeridad, así como brindar espacios incluyentes y un dialogo abierto, franco, directo y oportuno con la ciudadanía alerto a quienes vieron en López Obrador encarnada su peor pesadilla y con ello a un enemigo en ciernes.Ya de por si antes el gobierno panista que gobernaba en aquel entonces había tratado de impedir que López Obrador participara como candidato al gobierno del ese entonces Distrito Federal. Argüían que no contaba con el tiempo de residencia suficiente en la hoy ciudad de México que era de fuera y que no tenía derechos políticos para contender.Su adversario era Santiago Creel Miranda. Quien desde la Secretaría de Gobernación federal buscaba afianzar la secuencia de la derecha primero en el distrito federal y posteriormente en el país.En medio de una fuerte tormenta mediática López Obrador, demostró su residencia en tiempo legal y compitió para ser candidato y posteriormente el jefe del Distrito Federal del 5 de diciembre de 2000 al 29 de julio de 2005.La insidia no paro ahí…Ya en su ejercicio de gobierno de la hoy ciudad de México se pretendió su desafuero por el caso del predio el Encino, bajo el argumento de desacato a un mandato judicial. El Fondo era llevarlo a prisión y con ello evitar su participación al gobierno de México en el que hoy cumple un poco más de 600 días como presidente de la república.Ya Jaime Cárdenas Gracia en un sesudo Artículo denominado “Consideraciones Jurídicas sobre el desafuero de Andrés Manuel López Obrador” Precisa “No se trató de un asunto de combate a la impunidad, sino de la utilización facciosa del poder para descarrilar el proceso de transición democrática en el país.”De ahí que hay un amplio registro de las acciones que lejos de combatir la corrupción e impunidad a la que solo usan de bandera pero nunca como un compromiso real y sentido tanto el PRI como el PAN con el apoyo de testaferros, Boots y “Opinadores” han buscado descarrilar los procesos democráticos que de manera sentida la sociedad anhela en la esperanza de un desarrollo humano que no se alcanzó en el esquema usurpador, entreguista, depredador neoliberal.A 20 años de ese aberrante y vergonzoso hecho, hoy en Guerrero se recicla el ataque encarnizado y la denostación impune, arrastrada y por consigna. Pero ahora, en contra del puntero para encabezar el gobierno de Guerrero por MORENA, Pablo Almicar Sandovasl Ballesteros, sin demostrar en hechos delito alguno y con el único pecado; ese si ampliamente comprobado, de contar con la amistad, reconocimiento y apoyo del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.En Guerrero los vividores de la ubre gubernamental del PRIAN no quieren soltar de mamar chiche y enquistados desde sus grupúsculos, hacen señalamientos desesperados en su intentona de “bajarle gas” a la amplia ventaja que tiene el partido de Movimiento de Regeneración Nacional en Guerrero con Pablo Almicar al frente.Ni un solo peso de desvío en programa alguno del gobierno federal. Con entregas directas de apoyos a sus beneficiarios dejando fuera el manejo corrupto de líderes de organizaciones que se auto proclamaban los interlocutores del pueblo y que no tenían llenadera.A pesar de ello no ha mermado la aceptación de Pablo Almicar, sino todo lo contrario; después de todo está claro que lo que necesita Guerrero es menos corrupción y el compromiso de perseguir a las ratas del erario que durante años han empobrecido y privilegiado a los caciques que no se cansan de saquear.La prensa y las redes sociales dan cuenta de que la historia se repite y hay quienes no entienden; que son más, las personas de buena voluntad, que los perversos centaveros que cuidan su minúsculo coto de poder a costa de vender los intereses de la sociedad en su conjunto. Así como sus patrones han vendido pedazo a pedazo nuestra nación. Es cuánto.

Ricardo González Rodríguez

Columnista y Analista Político Revolución Montaña

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *