Andanada de descalificaciones y falsas acusaciones dan cuenta de que el puntero de MORENA en Guerrero es Pablo Almicar Sandoval.Ricardo González RodríguezRevolución Montaña/BarricadaEs cierto que en la política prevalece un juego de perversidades y que los abyectos lucen galas de perrada, esto sale a colación por la desesperada intentona de manchar la trayectoria de un impecable político que ha logrado trascender en la dinámica de los tiempos de la 4ta Transformación en lo que la honestidad y lealtad a la sociedad son exigencias primordiales.Veamos. Medios como el regiomontano periódico Reforma cuyo director es Alejandro Junco Elizondo. Publicaron un borrego con la peor de las intenciones y en el más desafortunado motivo que puede darse dentro del periodismo que es el de difamar y corromper la verdad en aras de intereses oscuros y mezquinos.El señalamiento que desde ahí se emprende en contra de Pablo Almicar Sandoval quien es el actual puntero por MORENA, para el gobierno de Guerrero y que habrá de decidirse en el muy cercano 2021 y quien actualmente funge como delegado del gobierno de México en la entidad es decir; como representante del presidente Andrés Manuel López Obrador.Expresa la desesperación e incapacidad por encontrar elementos de peso en contra de un proyecto político ansiado por la sufrida sociedad Guerrerense; A muchos ya se les olvido de “pronto” el terrible desfalco en la Secretaria de Salud en el ejercicio de gobierno de Héctor Astudillo Flores y que se deriva desde el gobierno de Ángel Aguirre Rivero.O el hueco financiero en la Secretaria de Educación Pública que se dio en tiempos del proceso electoral del gobierno del estado de México en donde hasta una notaría pública se ofreció a un muy cercano familiar del actual gobernador Héctor Astudillo Flores.O para el caso de la Montaña los múltiples atropellos por parte de la Policía del Estado en contra de indígenas o la omisión de en materia de justicia que permite acuerdos con los comandantes para que las ordenes de aprehensión no se ejecuten en contra de asesinos de periodistas en Tlapa. O peor aún que se atropelle a la razón y se invoque a la justicia para que el estado se libre de opositores políticos, que le pueden arruinar la fiesta de la alcaldía de Tlapa; como lo es el caso del contador público, Marco Antonio García Morales; que está por cumplir un año en prisión; todo por hacerle sombra al favorito del gobernador.Esto solo por mencionar algunas de las cientos de razones por las que la mayoría de los guerrerenses no refrendaran de nueva cuenta al partido en el poder. Hay algunas bestias tocadas, heridas de muerte que en su agonía, se lanzan con lo que les queda; en contra de a quien consideran su “enemigo” por encarnar una alternancia, de la que ya no se levantaran másY así recurren a las peores prácticas. La denostación, La mentira y la calumnia…Bajo el argumento que lo que no mancha tizna.Pero no hablan. No mencionan; por ejemplo, el caso de la investigación por la presunta compra de ventiladores, para tratar el COVID-19; en precios que rondan el triple de su valor normal.O la injerencia del poder ejecutivo por mantener un aparato de justicia corrompido y contaminado de nepotismo hasta los huesos. O por ejemplo la cercana relación con funcionarios del gobierno del estado en la Montaña; involucrados en líos de narcotráfico incluido un corresponsal que usa nombres ajenos para escudar sus “Hazañas”.Es muy complicado mantener a flote un sistema alineado a un partido político; que está en plena agonía y que muere de vejez y anacronismo.Pablo Almicar Sandoval, enfrenta desde la trinchera de la entrega a ideales sociales y de compromiso con Guerrero; una cruenta andanada de calumnias e injurias que lejos de hacerle mella, dan la certeza de que su voluntad y vocación de compromiso con los guerrerenses es auténtica y noble.Su lealtad y la cercanía que le brinda el presidente Andrés Manuel López Obrador, dan certeza de que Pablo Almicar Sandoval, Representa el enemigo a vencer. Pues existe la certeza de que hoy por hoy; el puntero por MORENA en Guerrero: es Pablo Almicar Sandoval.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *