*Renuncia a la delegación del Bienestar con máximos históricos 2 de cada tres habitantes reciben un programa social, aproximadamente 2.2 millones de guerrerenses.

Al dar a conocer que se alcanzaron máximos históricos en la entrega de programas sociales siendo beneficiados 2.2 millones de guerrerenses, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros presentó su renuncia al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador por el cargo que ostentaba como delegado federal, para buscar contender por la gubernatura por Morena.

En conferencia de prensa, Sandoval Ballesteros hizo pública su decisión, agradeciendo al mandatario federal por la confianza de representar su gobierno durante dos años, y donde deja una delegación funcional, eficaz, con buenas cuentas, en marcha y considerada de las mejor evaluadas del país.

Su decisión se da tras el anunció del mandatario federal quien conminó a los funcionarios federales que busquen contender en el proceso electoral del 2021 a separarse del cargo en Octubre, siendo Sandoval Ballesteros el primer delegado federal en dejar el cargo a nivel nacional.

Por lo que en el encuentro con medios, Pablo Amílcar Sandoval afirmó que en los casi dos años al frente de esta dependencia federal, recorrió las siete regiones del estado, supervisando la correcta operación de nuestros programas y el ejercicio honesto de los recursos públicos, junto a los 900 servidores de la nación.

“Superamos resistencias y dificultades, pero hoy, la gente ya sabe cuánto debe recibir y puede exigirlo. Los recursos rinden más, porque ya no se pierden en una cadena de burocracia… Se acabó la manipulación: hoy, todos sabemos que los recursos son del pueblo y para el pueblo. Le entregamos buenas cuentas al presidente y dejamos una delegación en marcha.” Afirmó

Recalcó el agradecimiento al presidente de la República, AMLO y también, aseguró que siguió el ejemplo de su abuelo el Dr. Pablo Sandoval Cruz, quien fallecido a principios del 2020; y las heroicas lecciones de su padre el Mtro. Pablo Sandoval Ramírez, cuyas vidas también estuvieron dedicadas sin descanso a las luchas por la democracia.

“Los dos me enseñaron que el ejercicio de un cargo público únicamente adquiere sentido si se entrega al bienestar del pueblo. Con resultados para Guerrero y con la venia del presidente, dejo de la delegación con orgullo y con el corazón lleno de esperanza. Porque estos dos años de trabajo y de avances son prueba de que sí podemos transformar Guerrero” refirió.

“Hoy, tenemos que trabajar por un cambio verdadero en el estado; buscar un gobierno honesto y que responda a la gente; que dedique sus recursos a atender los problemas de la ciudadanía y no los lujos de

los funcionarios; que se integre con gente honesta; que se haya formado en los principios de la izquierda y los valores de la honestidad, sin aprender las prácticas del pasado… el sitio donde los anhelos de nuestra gente sean alcanzables; donde no le quedemos a deber a los ciudadanos. Guerrero puede y tiene que ser mejor. Y a construir ese proyecto dedicaré mi vida, como lo he venido haciendo hasta ahora” finalizó

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *