De los asesinatos a periodistas a nivel mundial, uno de cada diez quedan impunes, además que 150 de ellos se dieron en los últimos dos años.

En la última década en México se ha perpetrado el homicidio del 10 por ciento de periodistas a nivel mundial, esto de acuerdo con datos documentados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El representante de la oficina en México de la Unesco, Frédéric Vacheron, expuso un informe realizado por el organismo, el cual se presentó ayer en el marco del Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas, donde revela que la última década ha sido fatal para el oficio, ya que entre 2010 y 2020 cerca de 900 reporteros y comunicadores han sido asesinados en todo el mundo, y 93 de esos crímenes se dieron en México.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) realizó el foro digital El periodismo de Investigación y el Derecho de Acceso a la Información Pública, donde Vacheron señaló que del total de esos asesinatos globales, uno de cada diez quedan impunes, además que 150 de ellos se dieron en los últimos dos años.

“Cuando las agresiones a periodistas se mantienen impunes, se envía un mensaje verdaderamente negativo”, señaló el representante internacional.

En México de los 93 casos documentados por la Unesco el 85 por ciento está en la impunidad, lo que significa que las autoridades sólo han resuelto 14.

“Lo más preocupante es que muchos periodistas están siendo asesinados no por realizar investigaciones de conflicto (armado), sino por investigar cuestiones de corrupción, trata de personas, delitos políticos, violaciones a derechos humanos, problemas ambientales o por ser caricaturistas. Pese de la violencia y el entorno adverso, los comunicadores que trabajan por la verdad y dan información cierta, clara y resultado de investigaciones comprobables, salvan vidas y consolidan la democracia”.

De igual forma expuso que los homicidios no son las únicas formas de agresión contra periodistas, ya que también enfrentan amenazas, secuestros, arrestos, encarcelamientos, acoso y hasta despidos arbitrarios. Durante la pandemia de coronavirus y la crisis derivada de esta se han generado “nuevos riesgos” para los trabajadores de los medios.

En México de enero a mayo la Secretaría de Gobernación (Segob) registró más de 250 agresiones a personas defensoras de derechos humanos y periodistas.

“La labor periodística en México y el mundo enfrenta un entorno de extraordinaria adversidad, a los riesgos de violencia e impunidad se añaden los de precariedad laboral, falta de seguridad social, el cierre de medios locales, grades retos de igualdad de género y un entorno de desinformación creciente”.

Por su parte, Luis Javier Solana, fundador del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo, hizo un llamado a los gobiernos a comprometerse con la libertad de expresión y garantizar que la vida de los periodistas se considere como fundamental.

La representante de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Rocío González, defendió la extinción de los fideicomisos públicos, como el que daba sustento al Mecanismo Federa para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas.

“Si bien incorporaba a miles de personas, definitivamente no era eficiente para detectar y desactivar riesgos. Se requiere replantear y perfeccionar los instrumentos para medir avances, atender los fallos y recomponer el camino si es necesario. Este gobierno trabaja en la defensa de la libertad de expresión y la labor periodística, por lo que pretende consolidar mecanismos de rendición de cuentas para acercar los beneficios a las personas que lo requieren sin necesidad de intermediarios e impulsar la cooperación con las entidades para inhibir la violencia contra periodistas”.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *